MARI ÁNGELES SOLÍS


MARI ÁNGELES SOLÍS


Mari Ángeles Solís del Río. Nacida en Jaén. En el año 2003 consiguió el VI Premio Provincial de Poesía “Federico Mayor”, por su libro Raíces. Ha publicado poemas en la revista Claustro Poético.

    Participación en la Antología “de las sogas de la felicidad, del amor, por ejemplo: para no vencernos nunca", con el escrito “La Encrucijada", antología dirigida por Antonino Nieto Rodríguez de la editorial Lastura.

  Participación en la Antología “Un tiempo fuera del Tiempo", con el escrito “Llegó para poseernos”, antología coordinada por Antonino Nieto Rodríguez y Ramón G. del Pomar, de la editorial Ocho y Medio, Libros de Cine.

 

PARTICIPACIONES DE MARÍA ANGELES SOLÍS DEL RIO

EN LIBROS DE J. NICOLÁS FERRANDO

“In Memorian”, artículo en la obra Todo por Madrid Biografía Autorizada de Antonio Miguel Carmona (2017),  en la que participan Luis Alberto de Cuenca y Carmelo Encinas.

“La huella imborrable del Viejo Profesor”, artículo en la obra Arganzuela: Atocha, Delicias, Legazpi (2018).

“Poema a Tierno” que cierra la obra Tierno Galván, el mejor alcalde de Madrid (2019), en la que participan Juan Barranco, Luis Antonio de Villena, Virgilio Zapatero, Joaquín Leguina, Antonio Miguel Carmona y José Manuel Franco, entre otros.  

“Poema a Pedro Zerolo” que se encuentra en la obra Zerolo (2020), en la que participan José Luis Rodríguez Zapatero, Juan Fernando López Aguilar, el Padre Ángel y Mónica Silvana González, entre otros.  

 

Colaboraciones en la revista cultural La Mar de Onuba, cuyo director es Perico Echevarría.

Colabora con el grupo literario de Jaén “Oliversando".

 

 

TE DI MI ALMA…

No me pidas más de lo que puedo darte...

Apenas un recuerdo

que rompe mis entrañas.

Venas resecas de espanto,

el frío que corta de madrugada.

Me perdí en tus calles y no quiero regresar,

porque el pasado en mi garganta se calla,

ilumina el deseo que está por llegar

y el silencio que dejó marcada mi alma.

Mírame de frente, aunque te muerda el miedo,

soy tu prisionera que te odia y ama,

acaso solo quiero dormirme en tus brazos

y dormir eternamente donde las heridas arañan.

No me pidas más de lo que puedo darte...

No me pidas más... ya te di mi alma...

Y aunque mi cuerpo no sea de nadie

solo se despierta si tus manos me llaman.

 

MUERTE SILENCIADA

El tiempo dejó su impronta

en las piedras calladas,

y el silbido del viento

acarició las tumbas vacías,

inundadas de espanto

por ese olvido impuesto.

Morir no es morir,

morir es ser olvidados.

Y esas tumbas que ya no visitamos

guardan los huesos

de nuestros antepasados.

Años y años, mirando hacia el vacío

al que fueron condenados.

Los mausoleos, entristecidos,

recitan oraciones

por los niños que nunca lloraron.

Las tumbas en tierra

abrazan cada resquicio de amor

que floreció antaño.

Cruces inclinadas,

losas resquebrajadas,

nombres borrados…

es el dolor callado

de nuestro camposanto.

Mari Ángeles Solís

 


 

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIGUEL DE LA TORRE PADILLA

MIGUEL ÁNGEL CAÑADA CASTELLANO